Pere Francino es director de Netmentora desde el 2019. Se incorporó como socio y mentor desde nuestros inicios en Chile en 2016. Experto en transferencia industrial y movilidad urbana, nos concede una breve entrevista.

Pere Francino es ingeniero industrial de la Universidad Politécnica de Barcelona y tiene un máster en administración de empresas, liderazgo e innovación del MIT. Con residencia previa en cinco países y experiencia en transferencia de tecnología industrial desde y hacia las economías emergentes, se desempeñó durante 18 años en el grupo Alstom y fue Presidente de Alstom Chile. Es Fundador de UDMi, una plataforma de acción para las ciudades donde los actores públicos, privados y científicos trabajan juntos para resolver los desafíos de la movilidad urbana. Actualmente lidera diversas implantaciones de empresas europeas y del Medio Oriente en el continente americano. Además es Consultor externo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

 

Pere, de tu trayectoria profesional destaca tu expertise en temas de movilidad urbana. Con siete años viviendo en Chile, qué nos puedes comentar sobre la calidad de la movilidad urbana de esta Región Metropolitana? Es realista esperar mejoras en el corto plazo?

Como consultor del BID estoy trabajando en desarrollar el primer plan maestro de transporte de la ciudad de Lima, una ciudad un poco más grande que Santiago, que cuenta con alrededor de ocho millones y medio de habitantes. Por mi experiencia, en general, las personas de todas las ciudades del mundo se quejan sobre su sistema de transporte: es habitual que el usuario recuerde más bien los días de congestión y de tacos, pero los días en que los transportes funcionan, los tomamos como un hecho normal. Santiago tiene una situación de movilidad envidiable para el resto de los países de América latina, con un Metro ‘de primera división’ que transporta cerca de tres millones de pasajeros diarios y que lleva más de 40 años de existencia. Si comparamos todos los países de la OCDE con economías similares a la chilena, a Chile le correspondería una tasa de motorización muy superior de la que tiene: la tasa de motorización de Chile está 20% por debajo de lo que le corresponde por su renta per cápita, lo que significa que tenemos pocos autos en Chile y en Santiago. Por último, Chile tiene a uno de los mejores ingenieros de transporte del mundo, Juan de Dios Ortúzar. Es autor del libro de transporte más utilizado en las mejores universidades del mundo y su co-autor Luis Willumsen también es chileno. El libro se titula «Modelling Transport». Por ello, es muy difícil que en Chile se hagan las cosas muy mal; no obstante hay cosas que se pueden mejorar. Por lo tanto, esperar mejoras en el corto plazo no es la cuestión, ya que la Región Metropolitana ya cuenta con buen sistema de transporte comparando con los otros países de la región.

También tienes gran experiencia en transporte ferroviario. Qué te parece que en Chile se esté volviendo a proyectar su uso en tramos interurbanos? Y la idea del tren rápido Santiago a Viña-Valparaíso?

Yo creo que Chile tiene tres grandes dificultades a nivel macroeconómico que debe solucionar para poder avanzar: la primera es la dependencia del cobre como fuente de riqueza, la economía debe diversificarse. El segundo problema grave es la desigualdad, es decir, la diferencia que hay entre las rentas más altas y las rentas más bajas. El índice de Gini sitúa a Chile entre los 20 países más desiguales del mundo. El tercero me lo descubrió Mario Marcel: el presidente del Banco Central me indicó que Chile, después de Islandia, es el segundo país del mundo que tiene un índice de concentración de población en una de su ciudades con respecto a su superficie enorme. Esto es un inconveniente para el país, porque crea una falta de diversificación geoestratégica. Es difícil desarrollar un país con desequilibrios de riqueza y de infraestructura como los que hay en Chile. Es inaceptable que de Santiago a Concepción no se pueda ir en un tren a 250 km/h y que para ir a Valparaíso la única opción hoy día sea el bus. La conectividad con las regiones debe ser mucho más expedita para descongestionar la ciudad capital y producir un desarrollo superior de las ciudades en regiones. El tren rápido de Santiago a Viña-Valparaíso es muy complicado porque estamos en un país en donde el subsidio da alergia: a Chile no le gusta el subsidio y menos en una infraestructura ferroviaria. Según lo que he podido averiguar, es irrealista que este proyecto se ejecute en el corto plazo porque requiere una gran inversión y el uso privado de esta línea no es claro que pueda financiar la infraestructura.

En Santiago y otras grandes ciudades de la región y de otros continentes vemos la irrupción del scooter eléctrico y alquiler de bicicletas. Qué escalabilidad real  ves en ello? Qué tipología de ciudad es apta para masificar este tipo de transporte?

Esto es lo que se llama «nueva movilidad». Nuestra agencia CityVitae está especializada en esto y hablamos de micro movilidad, o sea, trayectos entre 1 y 2 km en promedio. Hay escalabilidad para este tipo de transportes. Es fundamental que la ciudad sea receptiva a este tipo de micro movilidad. Todas la movilidades son correctas y la ciudades grandes necesitan movilidades de todo tipo y cada una tiene su rol. No se puede subsistir solamente con buses. Hay ciudades que para mí son patológicas del punto de visto de movilidad, como Bogotá, que no tiene Metro, y hay ciudades que tienen una mono dependencia con respecto al Metro, como por ejemplo Santiago. Santiago tiene una dependencia demasiado grande del Metro y del Transantiago. Por lo tanto, estas economías compartidos y la micro movilidad le van a funcionar bien. Se tiene que preparar la ciudad para recibirla, y el conductor de scooter debe lograr sentirse seguro como el conductor de la bicicleta. La mejor movilidad es aquella que abraza los gustos de los pasajeros, por ello se necesita todo tipo de movilidad.

En abril pasado asumiste como nuevo director de Netmentora. Asimismo participaste como jurado en nuestro último Comité de Aceptación donde se premió a Sweetea y Osoji, ambos proyectos muy distintos. Cuál crees debería ser idealmente el valor agregado que una mentoría a largo plazo entregue a nuestr@s premiad@s?

He visto a Netmentora durante los últimos años como mentor y ahora mi posición de director me ha permitido poder cerrar el círculo. Me ha permitido entender que Netmentora es necesaria y muy útil. El emprendedor está solo y se enfrenta a una enorme cantidad de decisiones que tiene que tomar, a veces con muy poca información y con muy pocos recursos.  Netmentora en Chile tiene un potencial muy grande y tiene una labor que conecta con lo que mencionaba anteriormente sobre la diversificación de la economía. En su corta existencia Netmentora ha hecho muchos avances y podrá aportar mucho al país en el futuro. En Netmentora queremos ser la organización número uno de Latinoamérica especializada en mentorías; eso requiere tiempo, trabajo y paciencia. El modelo de Netmentora ayuda a no dejar solo al emprendedor, especialmente en las fases más críticas del desarrollo de su empresa.

¡Gracias por tu valioso compromiso, Pere!