Cristóbal y Eduardo son premiados de Netmentora Chile 2019 con su proyecto Burn to Give, un modelo muy innovador ‘for impact, for profit’. Una idea destacada, con impacto y la capacidad de escalar a nivel global. Hemos entrevistado a Cristóbal para saber más de su proyecto, desarrollo y perspectivas.

Cristóbal comenzó su vida laboral trabajando en una start-up tecnológico llamado Solunova, donde pudo conocer más de cerca el funcionamiento de una empresa de tecnología en etapa temprana. Fue un mundo que le gustó mucho, aunque siempre había querido trabajar en finanzas, y más particularmente en J.P.Morgan. Lo logró y estuvo trabajando tres años en el área de ventas de J.P.Morgan Asset Management, cuando su hermano, Eduardo della Maggiora, le ofreció acompañarlo en Burn to Give. Cristóbal había aprendido mucho en su trabajo anterior y tenía ganas de ocupar todas su energías y conocimientos en trabajar para algo que tuviera un impacto social. Sumado a eso, la oportunidad de trabajar con su hermano y en algo relacionado al deporte, hizo que su decisión de cambiarse fuera mucho más fácil.

La app gratutita de Burn To Give, descargable tanto en Google Play como en Apple Store, permite a los usuarios transformar sus calorías quemadas haciendo cualquier tipo de actividad física, en alimentación para niñ@s necesitad@s. ¿Cuáles son los indicadores de impacto que manejan relativos a los agentes involucrados?

A través de Burn to Give conectamos a nuestros usuarios (los quemadores de calorías) con los niños (los receptores de estas calorías), y a las compañías que son el motor de transformación detrás de todo esto. Nuestra principal métrica de impacto con los usuarios es la cantidad de calorías que los motivamos a quemar y donar a través de nuestra aplicación, que a la fecha son casi 900 millones. Para las empresas, es el presupuesto que destinan a nuestros programas (Marketing y Corporate Wellness) y con el que logran conectar con miles de usuarios y así motivarlos a «hacer deporte por un mundo sin hambre». Por último, y lo más importante: las más de 450.000 comidas que hemos podido entregar a 5.000 niños sufriendo de malnutrición en Chile, Uganda, Haití, Perú y Venezuela.

El año pasado fueron seleccionado por Chivas Venture y llegaron a la final en Amsterdam. Qué nos puedes contar de esta experiencia?

Fue una experiencia muy buena! Sin duda es uno de los concursos de emprendimiento con mayor visibilidad a nivel mundial y una gran oportunidad de compartir con grandes emprendedores de impacto de todo el mundo. Participar en este tipo de eventos no sólo te abre los ojos sobre qué están haciendo otros emprendedores a nivel internacional, sino que también te conecta con ellos y te entrega herramientas que hasta el día de hoy han sido muy valiosas.

Daniel Pérez de KPMG y Jean-Baptiste Mouton de Pernod Ricard les están acompañando en esta etapa de premiados de Netmentora Chile. ¿Cuáles son los objetivos para los próximos meses y cuáles los desafíos para los próximos años en Burn to Give?

Daniel y Jean-Baptiste son los mentores perfectos para nosotros. Ambos con mucha experiencia en cada una de sus áreas, lo que los hace un match muy bueno para ayudarnos en el camino que se nos viene por delante. Tenemos un gran desafío que enfrentar en los próximos meses, y este es poder escalar Burn to Give globalmente. Parece poco, pero detrás de ese objetivo hay una serie de temas de los cuales preocuparnos y eso es en lo que tenemos el foco 100% ahora.