Liliana Manns es Directora de Netmentora Chile desde su fundación en 2016 y Country Manager de The ImPact. En esta entrevista comparte sus impresiones sobre el tema Emprendimiento con Impacto y nos informa sobre la iniciativa Cataliza Chile que finalizó en la Sofofa el pasado 7 de agosto.

En su calidad de Country Manager de The ImPact Liliana Manns participó activamente en el evento Cataliza Chile liderando una de las mesas de trabajo para reflexionar y definir la mejor manera de fortalecer los emprendimientos con impacto social. Netmentora, por su lado participó en la mesa de trabajo sobre “Desarrollo de Capacidades y Emprendimientos”.

Además de ser Directora de Netmentora, eres Country Manager de The ImPact aquí en Chile: Cuéntanos ¿cuál es la filosofía de esta organización?

The ImPact es una red de familias empresarias que hacen un “pacto” para movilizar mayor capital a inversiones que estén alineados a sus valores, que por lo general son inversiones ESG (Environmental, Social and Governance en el acrónimo inglés, que en español representa fondos con factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo) o también inversiones de impacto en sectores y áreas que sean de interés de estas familias. La red cuenta con más de 50 familias de todo el mundo, y en Chile estamos creando el capítulo local con el objetivo de extender esta red a más familias chilenas. Para logar el propósito, la red cuenta con tres pilares estratégicos. Primero, tiene un pilar de “educación” donde realiza talleres en temáticas como Due Diligence de Inversiones Sociales, Estructuración de Estrategia de Inversión de Impacto, entre otros, como también la publicación de casos familiares y sus experiencias y aproximaciones a la inversión de impacto. El segundo pilar, se concentra en datos a través de una plataforma Impact@Addepar que detalla las inversiones de impacto de los miembros de The ImPact. Por último, la red realiza encuentros en distintos lugares del mundo para compartir experiencias en torno al tema.

El 31 de julio fue el encuentro “Cataliza Chile 2018” donde muchas organizaciones relacionadas con emprendimientos e impacto se reunieron en distintas mesas de trabajo para formular propuestas para escalar esta industria, las cuales se entregaron posteriormente en un acto en la Sofofa, al gobierno chileno para así incorporarlas a la agenda pública. ¿Qué nos puedes decir de esta experiencia?

El encuentro Cataliza fue una excelente experiencia y a mi juicio un éxito, principalmente por dos razones: a) Nuevos actores e instituciones participantes se comprometieron a incorporar factores sociales y ambientales dentro de sus evaluaciones, o bien a impulsar estas prácticas dentro de sus organizaciones. b) Se logró una muy buena articulación, trabajo conjunto y colaboración entre distintas entidades como el Estado, instituciones financieras, inversionistas, reguladores y emprendedores logrando presentar propuestas con visión de largo plazo y en beneficio de Chile y no propias.

                    

¿Cuáles son los desafío más importantes para un emprendimiento con impacto, y cómo crees que Netmentora puede apoyar estos tipos de emprendimientos?

En los últimos años en Chile se ha avanzado muchísimo en la estructura base para el emprendimiento. Se han impulsado las incubadoras, aceleradoras, fondos de financiamiento, entro otros. Sin embargo, el efecto de estas inversiones de un ecosistema favorable, se observan más en el número de emprendimientos que en el tamaño de sus negocios. Y ese, a mi juicio, es uno de los principales desafíos para el emprendimiento, y aún más para el emprendimiento social, cuyos modelos de negocios por lo general son bastante innovadores y disruptivos, por lo que tardan más en alcanzar la sustentabilidad. Netmentora, al tener un modelo de acompañamiento de largo plazo, logra disminuir la probabilidad de fracasos y errores acelerando así el crecimiento del negocio. Sin embargo, mi visión, es que en 10 años más, un porcentaje importante de los emprendimientos se crearán para resolver problemáticas sociales o ambientales, ya que en este ámbito habrá nuevas oportunidades de negocio, o bien deberán incorporar indicadores sociales o ambientales en sus modelos de negocios para ser competitivos. Por ello, modelos de acompañamiento, como el de Netmentora, deberán evaluar, analizar y potenciar este impacto para lograr escalar el negocio.