José Luis Ilabaca es un nuevo socio de Netmentora que proviene del mundo legal, destacando 25 años de experiencia como abogado. Ya cuenta con mentorías individuales otorgadas a algunos de nuestros emprendedores.

José Luis Ilabaca es socio del estudio jurídico chileno DS Abogados que pertenece a un grupo internacional con fuerte presencia en China, América Latina, África y se caracteriza por ser el primer estudio jurídico francés internacional además de ser un despacho mundial con más de 400 abogados asociados. DS Abogados Chile está compuesto por 20 abogados nacionales e internacionales especializados en derecho comercial y corporativo, minero, energía y recursos naturales, laboral, inmobiliario, tributario e internacional (tanto en francés como en español).

¿Cómo ha sido su experiencia en sus primeras mentorías individuales y cuál es su impresión de los emprendedores que postulan a Netmentora que ha conocido hasta el momento?

Siempre es un placer poder colaborar con emprendedores que tienen grandes sueños, más aún cuando sus proyectos tienen un interés social, como ha sido el caso en los proyectos que se me han adjudicado. Los emprendedores que he conocido contagian optimismo y ganas con sus proyectos, pero sin dudas que a veces las estructuras o formalidades de orden legal pueden quedar algo atrás, lo que obviamente es entendible en consideración al tamaño de su negocio y la energía que dedican a sacarlo adelante desde el punto de vista comercial.

¿Cuál es su motivación para ser parte de una organización como Netmentora?

Mi motivación para participar en Netmentora no es otra que poder compartir un poco de la experiencia acumulada durante los años de ejercicio de la profesión y, dada mi especialidad, nada mejor que hacerlo con emprendedores cuyos proyectos ya han sido revisados por otros mentores que han aportado previamente con su experiencia y visión comercial y/o financiera. En efecto, resulta más interesante y desafiante apoyar proyectos de este tipo cuando ya existe un consenso de que tienen proyección y que han llamado la atención de otros mentores.

¿Recomendaría a otra persona, la experiencia del acompañamiento?

Claro que sí. De hecho los abogados jóvenes de nuestro estudio están muy motivados por el trabajo probono y con este proyecto en particular. Me piden participar y, si bien tengo claro que el rol de mentor es personal, no es menos cierto que ellos pueden participar en la implementación y redacción de contratos, por ejemplo. Si bien aún no he logrado integrarme a cabalidad en el grupo de mentores, por responsabilidad personal por cierto, espero lograrlo prontamente y participar más activamente. Con todo, no dudaré en recomendar esta actividad a terceros, porque la verdad es que hay pocas cosas más reconfortantes que apoyar y ayudar desinteresadamente a emprendedores y jóvenes que creen en sus proyectos y tratan de sacarlos adelante por todos los medios.

¡La más cordial bienvenida, José Luis!