Para el mentor Eduardo Steffens, los meses de acompañamiento que vivió junto a los emprendedores de Max Denegri, ha confirmado lo gratificante y enriquecedora que es la labor que realiza Netmentora Chile. “Para mi es una gran oportunidad para devolver la mano a las oportunidades que yo he tenido en la vida”.

Con 20 años de experiencia en el sistema financiero y en el mundo de las inversiones, Eduardo Steffens, hoy es parte de grupo de mentores de Netmentora Chile, quien en los últimos meses se enfrentó a un importante desafío: acompañar a un grupo de emprendedores en la revisión de su modelo de negocios y en su preparación para el Comité de Aceptación.

Recuerda que tras una conversación sobre la búsqueda de sus intereses con una socia mentora, ésta le recomendó conocer a Eric Sirven, quien para entonces se desempeñaba como Director Ejecutivo de Netmentora Chile, para conocer lo que se estaba desarrollando en el país. Tras esa conversación, partió esta interesante aventura.

¿Cómo fue tu experiencia de acompañamiento con Max Denegri?

Cuando partí con ellos, me di cuenta que tenían bastante maduro su negocio. Ahora bien, pese al grado de madurez, mediante las conversaciones que tuvimos, fueron apareciendo algunos temas que no tenían identificado y que era vital atenderlos. Entonces en la primera etapa nos enfocamos en una revisión del modelo de negocio, donde salieron unas cosas interesantes para atender a futuro.

Luego de eso, vino la etapa de preparación para el Comité de Aceptación, que involucra formalidad y un proceso de auditoría, los cuales fueron cruciales nuevamente para realizar un par de preguntas vitales para el futuro del negocio. Ese ejercicio fue un aporte para ellos ya que los prepara para administrar su empresa con éxito.

Cúal crees tú que es el gran valor agregado que entrega Netmentora a los emprendedores que deciden recibir acompañamiento?

Creo que el valor que entrega Netmentora se puede enumerar en tres importantes conceptos: el primero, es la compañía. Muchas veces el camino del emprendedor es solitario y no tienes con quien discutir ideas en el día a día. El hecho de que alguien te acompañe y te escuche, ya es un valor en sí. Lo segundo vital es que las personas que te acompañen en este proceso, es gente bien preparada, con mucha experiencia y eso te da un plus extra, ya que te puede ayudar a enfocar mejor tu negocio, evitar errores o dar realce a tus ideas. Y por último, el tercer elemento vital de esta organización es la gratuidad, que marca claramente la diferencia.

Y para los mentores?

Voy a hablar a título personal. Para mi este proceso ha sido muy enriquecedor, ya que se transformó en una oportunidad para devolver la mano a las oportunidades que yo he tenido en la vida; poder ayudar a otros emprendedores, con lo que yo he ido aprendiendo en mi carrera profesional es muy gratificante. También he tenido la oportunidad de aprender mucho de ellos, lo que se ha transformado en algo muy enriquecedor.

¿Recomendarías a otros a vivir la experiencia de la mentoría?

Ser socio mentor de Netmentora es una gran experiencia. Creo que es una muy buena instancia de participación para aquellas personas que están interesadas en apoyar a nuestra sociedad desde la creación de empleos y también con una dinámica relacional, no basada en el dinero sino en la colaboración.