Un psicólogo y un informático, vieron en la gamificación, una oportunidad de negocio que hoy los tiene explorando el mercado de las capacitaciones en importantes empresas de diversos rubros, a través de esta innovadora técnica de aprendizaje en videojuegos. Conoce su historia y porque están acompañados por NetMentora Chile.

El ingeniero informático Matías Orellana y el psicólogo Esteban Errázuriz, se conocieron cursando un MBA y coincidieron porque ambos son amantes de la tecnología. Para ese entonces, lograron unir la experiencia de cada uno en un proyecto que les permitiera generar capacitaciones de seguridad en el complejo mundo de la minería, usando la gamification, técnica de aprendizaje que traslada la mecánica de los juegos al ámbito educativo-profesional con el fin de conseguir mejores resultados.

Por esas cosas de la vida, el equipo debió reformular la apuesta inicial tras conocer la noticia que Orellana estaba pronto a ser padre. “La idea era poder prevenir accidentes infantiles y al mismo tiempo ayudar a Matías a prepararse ser papá. Comenzamos a ver si podíamos enseñar primeros auxilios infantiles a través de un celular”, cuenta Errazuriz. Esta primera versión sería la que daría el nombre a la empresa: “Garoo”.

Trabajaron durante un año en el concepto de la aplicación, y uno de los hitos culminantes que les demostró que el trabajo no había sido en vano, fue cuando una usuaria comentó que había logrado salir adelante frente a una compleja emergencia con su hijo pequeño, tras usar la aplicación. “Ese fue un momento decidor para nosotros, que nos indicó que estábamos logrando generar aprendizajes complejos como son los primeros auxilios a través de esta plataforma”.A fines del 2016, tras llevar un año en desarrollo, decidieron presentarle este producto a la Clínica Alemana, quienes vieron el potencial que tenía la aplicación, y que podía además enseñar muchos otros procedimientos médicos, transformándose en un aliado estratégico.Con esto se dieron cuenta que cualquier procedimiento estandarizado podría ser usado en la plataforma, por lo que volvieron a la idea inicial de ir en busca de la industria minera. Actualmente están trabajando con la implementación de los nuevos estándares de seguridad de Antofagasta Minerals en sus más de 2.000 colaboradores, transformándose en una gran oportunidad para probar su producto.

A fines de diciembre pasado cerraron la creación de un piloto con Transbank, que les permite conectarse con los más de 120 mil clientes en distintos temas de la banca; y con Dipromet, empresa proveedora de la industria metalúrgica. Dentro de lo que proyectan es poder transformar esta aplicación en una plataforma abierta que permita a los usuarios recibir una certificación, que valide los procedimientos aprendidos, otorgándole un valor de mercado curricular; y por otro lado, explorar los mercados internacionales. “Estamos en una etapa bien interesante. Hemos logrado entrar con nuestra aplicación al mundo de la minería, de la fundición, de la medicina, y la banca. Una vez que se validen estos pilotos con casos efectivos, el desafío será escalar globalmente”, comenta Errazuriz. “Por lo mismo, nos acercamos a NetMentora. Estamos interesados en aprender y conocer la experiencia que ellos tienen. Vemos que tenemos una muy buena oportunidad con esta organización de vasta trayectoria internacional y tomar esta oportunidad para nosotros es vital”, concluye.