Consiguen sacarnos de nuestra zona de confort, nos exigen siempre un poco más a nivel de resultado y, sobretodo, nos obligan a analizar y contemplar múltiples escenarios antes de tomar una decisión.